Escrito por 10:37 Destacado, Empresa

Se acerca el Otoño, conozcamos cómo elegir el mejor sistema de calefacción para nuestro hogar

Compartir

La llegada del mes de septiembre significa que ya debemos ir preparando nuestra calefacción para los meses más fríos del año. Para realizarlo de manera adecuada es importante tener presente los distintos tipos de sistemas, ya que no todas las viviendas necesitan el mismo tipo de calefacción. Entre los factores que se deberán tener en cuenta destacan:

  • El tamaño de la casa. En este punto no se utiliza lo mismo para climatizar un piso pequeño que una vivienda de mayor tamaño.
  • Orientación. Dependiendo de si está orientada a Norte, Sur, Este u Oeste.
  • Climatología. Al igual que los datos anteriores, no es lo mismo vivir en zona de costa con temperaturas suaves que en la montaña o interior, que hace más frío.
  • El uso de la vivienda. Si se trata de una segunda residencia, si vamos a calentar todas las estancias o no, un tiempo determinado o durante todo el día…
  • Aislamientos. Contar con un buen aislamiento favorecerá el ahorro energético ya que habrá menor número de pérdidas.
  • El precio de la energía. Un tema muy importante en la actualidad, según utilicemos electricidad, gas natural u otros combustibles, es importante conocer su precio actual y en el futuro.
  • Instalación. Se analizará la facilidad o dificultad que tenga llevar a cabo la instalación, es decir, si es necesaria obra o no.
  • Eficiencia y respecto por el medioambiente. En la época en la que vivimos es un aspecto muy importante a tener en cuenta, ya que deberemos conocer qué energías son las más ecológicas y menos contaminantes.

Como se puede observar, no son pocos los factores que influyen en la toma de decisiones, ya que dependiendo de lo que busquemos nos convendrá un sistema u otro. Ahora analicemos algunas de las tipologías de calefacción más utilizadas:

Eléctrica: es uno de los sistemas más utilizados, sobretodo en las viviendas situadas en un lugar donde no hace excesivamente frío o donde no es muy frecuente el uso de calefacción. Eso sí, hay que tener en cuenta que los radiadores eléctricos consumen bastante luz, por lo que será un detalle a tener muy presente si se elegie, para evitar sustos con la factura de la luz.

VENTAJAS:

  • Es posible instalarla en cualquier hogar.
  • Son más seguras, no tienen el riesgo de fuga de gas.
  • No exige instalaciones complicadas ni espacios dedicados a la caldera.
  • Tiene muy poco mantenimiento.

DESVENTAJAS:

  • Consume más que las calderas de gas, por lo que el coste de la energía es mayor.

Bomba de calor:  habitualmente es un equipo de aire acondicionado que permite tener calor en invierno y frío en verano, en una única máquina. Este es uno de los tipos de calefacción de mayor eficiencia energética, ya que para emitir aire caliente no necesita consumir energía en exceso.  Actualmente, los sistemas de bomba de calor son de bajo consumo, pero el calor se dispersa antes, por lo que es necesario que esté funcionando durante más tiempo.

VENTAJAS:

  • Alta eficiencia, sobre todo en sistemas inverter.
  • No requieren de una gran instalación.
  • Sirve para generar tanto frío como calor, por lo que nos ahorramos comprar un sistema para verano y otro para el invierno.
  • Un mantenimiento bajo, únicamente es destacable mantener los filtros de aire limpios.

DESVENTAJAS:

  • El aire que genera es bastante seco, por lo que no es recomendable para personas con problemas respiratorios.
  • Con un único aparato es más difícil repartir el calor por toda la casa, una solución será contar con aire acondicionado por conductos, aunque requiere de más obra.
  • No es tan eficiente en climas muy fríos.

Gas natural: es uno de los más empleados, por su comodidad, limpieza y seguridad, además de que el precio de gas natural es inferior al del resto de combustibles. En su instalación es necesario contar con una caldera de gas que se conecta a un circuito de tuberías por los que circula agua, que es calentada por la caldera y llevada a los radiadores instalados en la vivienda. El agua caliente puede dirigirse a radiadores o a una instalación de suelo radiante por agua. Son recomendables en todo tipo de viviendas (tanto grandes como pequeñas) con suministro de gas natural, y cuando nos interese calentar toda la casa por igual.

VENTAJAS:

  • Calienta toda la casa por igual
  • No reseca el ambiente.
  • Se puede usar en hogar grandes y compartimentados
  • Recomendable para climas muy fríos, ya que mantienen muy bien el calor.

DESVENTAJAS:

  • Es necesario llevar a cabo revisiones periódicas por la empresa instaladora, así como una limpieza anual.
  • No siempre es posible contar con que el suministro de gas llegue donde lo necesitemos.

Gasoil: este sistema necesita una caldera de gasoil para quemar el carburante. Por ello es necesario tener un espacio de almacenamiento para guardar el gasoil, un depósito. Es perfecta para calefacciones de casas aisladas y viviendas unifamiliares, en zonas rurales con inviernos fríos y largos…, ya que es capaz de proporcionar bastante calor.

VENTAJAS:

  • Puede instalarse en distintos puntos, ya que no depende del suministro de gas natural.
  • Tiene un gran rendimiento, calientan a gran velocidad tanto el agua como el espacio.
  • Las calderas son más duraderas ya que la quema del gasoil beneficia el mantenimiento de la caldera.
  • Con respecto a las de condensación son muy eficientes, con un rendimiento de hasta el 98%.

DESVENTAJAS:

  • El precio del gasoil es más elevado.
  • Debemos contar con un depósito para almacenar el combustible en casa.

Estufas de biomasa: está en auge especialmente en zonas rurales y viviendas unifamiliares. utiliza pellet para su funcionamiento. El pellet es un producto totalmente natural elaborado a partir de serrín, por lo que se le considera un combustible limpio ya que al quemarlos no se generan emisiones perjudiciales para el medioambiente.  Estas calderas son más costosas y requieren un mayor manteniendo que las de gas. Asimismo, es necesario contar con un espacio destinado para almacenar los pellets.

VENTAJAS:

  • Es un sistema más ecológico que los combustibles fósiles como el gas o el gasoil, y emiten muy poca cantidad de humos.
  • En algunos puntos se ofrecen ayudas para adquirir e instalar este sistema de calefacción.
  • Tienen un alto grado de eficiencia y rendimiento.

DESVENTAJAS:

  • Es importante realizar una limpieza semanas para que la ceniza no obstruya los conductos.
  • La estufa de biomasa debe conectarse a una salida de humos.
  • El precio de compra de una caldera de pellets suele ser superior a las restantes calderas.

Aerotermia: este sistema utiliza la energía contenida en el aire mediante una bomba de calor. Su funcionamiento se basa en la extracción del calor del aire mediante un refrigerante que se convierte en gas en la bomba de calor alcanzando una temperatura mayor. Este refrigerante cede el calor al agua que circula por el circuito de calefacción de la vivienda. Es compatible tanto con suelo radiante como radiadores de baja temperatura. Su precio de instalación es bastante elevado, pero a largo plazo es rentable debido a su escaso consumo.

VENTAJAS:

  • La energía utilizada es natural, renovable e inagotable
  • No contamina, reduciendo de manera notable las emisiones de CO2.
  • Se puede usar para calefacción, refrigeración y para la producción de ACS.
  • La instalación es normalmente sencilla.

DESVENTAJAS:

  • La inversión inicial es bastante elevada.
  • Para áreas climáticas muy frías no es aconsejable ya que su rendimiento es menor.

Geotermia: este sistema se basa en la extracción del calor del subsuelo, para lo cual se entierran unas tuberías con refrigerante que captan el calor de la tierra y lo llevan hasta la bomba de calor geotérmica que multiplica el calor obtenido de a tierra calentando de esta manera el agua que circula por el sistema de calefacción.

VENTAJAS:

  • Se trata de una energía renovable que no produce gases de efecto invernadero al no haber proceso de combustión
  • Bajos costes de mantenimiento.
  • Estos sistemas tienen una vida útil muy amplia
  • No existe ningún tipo de compresor o ventilador exterior, por lo que el ruido es mucho menor

DESVENTAJAS:

  • La inversión inicial es bastante elevada.
  • Para áreas climáticas muy frías no es aconsejable ya que su rendimiento es menor.
  • Requiere de un estudio de la geografía, clima y carga energética de la vivienda.

Estos son algunos de los principales tipos de calefacción para no pasar frío en invierno, pudiendo elegir el que más nos convenga dependiendo del tipo de vivivienda, clima, ubicación… No hay que olvidar que siempre hay que contar con un experto para que nos ayude a llevar a cabo una correcta instalación.

 


Compartir
Close