Escrito por 09:55 Empresa, noticias de interies, patrocinado

Frente a la crisis energética: nuevas formas de energía para el hogar

Compartir

Con la crisis energética en auge y la búsqueda por reducir la contaminación y empezar a pensar un poco en el medioambiente, comienzan a darse gran importancia al uso de energías renovables. Ya hace tiempo que las grandes empresas apuestan por este tipo de fuente, pero lo cierto es que la actualidad se está dando un gran impulso al uso a nivel más doméstico.

Además, autoabastecerse con energías renovables ya no es únicamente cosa de viviendas unifamiliares, sino que cada vez más pisos optan por estas soluciones.

Seis alternativas para hacer frente a la crisis energética

Energía solar fotovoltaica: el efecto fotovoltaico convierte la energía liberada por el sol directamente en energía solar. Con este sistema se puede llegar a permitir el autoconsumo. Con únicamente unas placas solares y una batería podremos llegar a ahorrar cerca del 75% de la factura de nuestro hogar.  Hace años el inconveniente para su instalación era su elevado coste, sin embargo, este se ha reducido y además cuenta con subvenciones que lo hacen más económico.

Energía solar térmica: este tipo de energía se utiliza más para el agua caliente sanitaria y puede producir un descenso de la factura de hasta un 70%. Desde 2007 es obligatorio en los edificios de nueva construcción su instalación, la cual consiste en placas solares a través de las cuales se mueve un líquido que se calienta al estar expuesta en la radiación solar.

Biomasa: fundamentalmente funciona para aplicaciones térmica con producción de calor y agua caliente, aunque puede utilizarse para producir electricidad. La utilización de esta energía supone un gran ahorro respecto al uso de otros combustibles fósiles.

Geotermia. La energía que se utiliza es la obtenida mediante el aprovechamiento del calor natural del interior de la tierra, por lo que puede ser explotado de forma inagotable y sin impacto ambiental. Tiene un coste mayor debido a los sistemas de transporte de calor. Para llevarse a cabo las viviendas tienen que contar con unas condiciones muy concretas.

Aerotermia: la diferencia con la geotermia es el coste del sistema y la eficiencia del mismo. Esta energía procede del aire. Su funcionamiento es similar a un aire acondicionado, pues cuenta con dos unidades, una interior y otra exterior. La exterior es una bomba de calor de alto rendimiento que extrae la energía contenida en el aire exterior. La energía calienta o enfría el agua del acumulador, que es el aparato interior y la distribuye por las tuberías a los distintos grifos y a través de los fancoils. El tamaño de los aparatos aerotérmicos depende, esencialmente, de la potencia que se necesite en esta vivienda, sus metros cuadrados, número de habitantes y la calidad del aire acondicionado.

Energía eólica para uso doméstico: estos aerogeneradores se suelen instalar en el tejado de manera que aprovechar mejor la intensidad del viento, aunque no son necesarios fuertes rachas de vientos para aprovechar la energía. En zonas de vientos puede llegar a cubrir el 80 o casi el 100% de las necesidades eléctricas.


Compartir
Close