Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La función de congelación rápida resulta muy útil puesto que permite reducir la temperatura al mínimo durante un breve período de tiempo, lo que acelera la congelación para asegurar un proceso de conservación óptimo y un menor consumo energético. Por su parte, el ya tradicional sistema No Frost impide la formación de hielo y con ello la tediosa tarea de descongelación manual, al tiempo que evita que se peguen los alimentos entre ellos de forma que no se crean bloques difíciles de separar y de cocinar.

Estas mejoras, además, no suponen un aumento del consumo energético. Los nuevos aparatos poseen clase A+, siendo así altamente eficientes garantizando el máximo rendimiento con el menor consumo posible.

Con modelos espaciosos, cómodos y muy funcionales, la gama incluye congeladores tanto horizontales como verticales, ambos equipados con cestas y cajones interiores que se pueden colocar según las necesidades del consumidor.