Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En su último informe de sostenibilidad recientemente presentado Miele refleja cómo trabaja constantemente para lograr un equilibrio entre la sostenibilidad del negocio y de sus productos y la posibilidad de ofrecer a los consumidores maquinas innovadoras que favorezcan la conveniencia y los nuevos estilos de vida. Expone además una detallada visión en cuanto al tema abarcando todas las áreas del mismo (incluyendo gestión empresarial, medioambiente, empleados, cadena de suministro y RSC).

Así, en el mismo se definen 15 objetivos generales y estratégicos de sostenibilidad, que van desde sus altas exigencias en temas medioambientales hasta la importancia del diálogo con sus grupos de interés, o la implementación de la digitalización en los productos para mejorar la usabilidad de cara a los clientes. A nivel de producto, los valores de consumo no sólo son óptimos en su reconocida gama de lavado y secado, sino que también en sus lavavajillas de la seria G 6000 EcoFlex ofrecen entre un 10 y 20% por debajo del límite de la mejor clase de eficiencia energética A+++. La marca ya recibió en 2017 el premio alemán Ecodesing por ello.

Sin embargo, muchas veces las mejoras sobre eficiencia y sostenibilidad se oponen a las necesidades de rendimiento y confort. La compañía está apostando al máximo por la innovación para lograr el equilibrio entre estos temas, consiguiendo impresionantes resultados como su programa de lavado Singlewash, que da respuesta a una situación muy común en la actualidad que es la escasa carga de las lavadoras. Dicho programa garantiza que el consumo de agua se ajusta automáticamente con respecto a la ropa que se está lavando, reduciendo el consumo energético y combinando sostenibilidad y confort.