Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La multinacional Whirlpool se suma a la celebración del Día del Medio Ambiente que tiene lugar, desde 1972, el 5 de julio. La compañía quiere aprovechar esta conmemoración para reiterar su compromiso con la sostenibilidad, un recorrido que inició hace unos 50 años. Los resultados del último Informe de Sostenibilidad confirman el progreso de la compañía hacia un modelo empresarial cada vez más responsable socialmente y con el medio ambiente.

En 2018, Whirlpool EMEA apostó claramente por una producción sostenible: se reciclaron el 97% de los residuos materiales generados y se recogieron más de 280.000 toneladas métricas de material, lo que equivale a reciclar 4,6 millones de electrodomésticos. El compromiso de Whirlpool respecto a la sostenibilidad y la eficiencia energética también ha hecho que la compañía reduzca un 7% las emisiones de gases de efecto invernadero en sus plantas de producción –porcentaje que equivale a la electricidad consumida por 10.000 hogares en un año– y un 10% el consumo de agua en centros de fabricación –equivalente a lo que consumen 56 millones de ciclos de un lavavajillas–. Ocho de estas fábricas ya han alcanzado el residuo cero y el objetivo de Whirlpool EMEA es que, en 2025, el 100% de las piezas de sus electrodomésticos sean de plástico reciclado.

“En 2018, hemos continuado reduciendo la cantidad de agua y energía que usan nuestros electrodomésticos; hemos dado un paso más para conseguir nuestro objetivo de no enviar ningún residuo al vertedero en todo la compañía; y  hemos seguido estableciendo fuertes conexiones con nuestras comunidades a través de la responsabilidad social y el voluntariado”, comenta Marc Bitzer, CEO de Whirlpool. Por ejemplo, el programa educativo de Whirlpool Moments Not To Be Wasted ha llegado a su tercera edición. Se trata de un programa de concienciación sobre derroche alimentario que también implica donaciones al Banco de Alimentos. En 2018, el proyecto llegó a 1.600 escuelas de primaria y a alrededor de un millón de estudiantes, profesores y familias en Italia, Polonia y Eslovaquia.

Participación de Whirlpool en el proyecto PlasticLess

Whirlpool EMEA sigue apoyando la iniciativa PlasticLess de LifeGate, un ambicioso proyecto que tiene como objetivo la reducción de la contaminación de plástico en el mar con la instalación de colectores, Seabins. En lo que llevamos de 2019, la compañía ha instalado once nuevos colectores en puertos de la costa italiana, que se suman a los dos que ya tenía en funcionamiento y que ya han recogido 400 kg de residuos. “Esta iniciativa encaja con nuestra estrategia de sostenibilidad y con el compromiso de Whirlpool con la economía circular”, comenta Karim Bruneo, responsable de responsabilidad corporativa y de relaciones gubernamentales de Whirlpool EMEA.

Estos colectores pueden llegar a succionar 500 kg de plástico, el peso de unas 26.000 botellas de plástico de medio litro, además de pajitas, tapones, colillas, residuos de polietileno, envoltorios alimentarios y redes de pesca. Además, el agua que llega al interior del colector pasa por un purificador para eliminar la presencia de micro plásticos antes de ser devuelta al mar.

Está previsto que el proyecto llegue a Reino Unido y Francia en los próximos meses.