Escrito por 10:45 Destacado, Empresa

Llega septiembre; protejamos los ojos en la vuelta al cole

Compartir

Septiembre ha llegado, y con él volvemos a la rutina de clases, trabajo, pantallas y más pantallas. Con este panorama nuestros ojos empiezan a temblar, pues son los principales damnificados del exceso de horas delante del ordenador. Además, es importante destacar que si antes teníamos un exceso de demanda visual ésta se acrecentó aún más debido a la situación sanitaria en la que nos encontramos, ya que aumentamos las horas frente a la pantalla, con las clases online o el teletrabajo. Asimismo, el auge de los smartphones y de la tablets ha hecho que esas horas ‘libres’ que les permitíamos a nuestros ojos disfrutar del paisaje alejados de pantallas hayan disminuidos, ya que ahora no limitamos el tiempo que estamos sometidos a la luz de la pantalla únicamente al entorno laboral, sino que es habitual su uso también en nuestro tiempo libre y de ocio.

Se trata de un tema importante, del cual organismos internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconocen que estar expuestos a la luz emitida por las pantallas de los dispositivos electrónicos supone un riesgo que debe ser mitigado lo máximo posible.

Bien es cierto que los ordenadores, que son los aparatos con pantalla que más utilizamos a lo largo del día, han avanzado y mejorado su eficiencia, productividad y conectividad, creando nuevos sistemas para evitar daños excesivos. No obstante, cualquier cosa en exceso puede convertirse en dañina, y en este caso pasar demasiadas horas frente a la pantalla de un ordenador puede causar problemas oculares, trastornos de la visión e incluso afectar la productividad. Pero, ¿cuáles son los efectos más comunes que las pantallas tienen sobre la salud visual?

  • Ojo seco: los ojos se resecan debido a la disminución de la cantidad y calidad de la lágrima, lo que significa que el ojo no se lubrica correctamente. Lo notamos principalmente porque parece que tenemos arenilla en el ojo, nos pica y se nos ponen rojos.

  • Menos agudeza visual: es un problema que surge a largo plazo, manifestado principalmente como la pérdida de nitidez cuando observamos algún objeto a larga distancia.

  • Posible aumento de la miopía: se ha vinculado, el uso excesivo de pantallas, con un mayor riesgo de miopía especialmente en el caso de pacientes jóvenes y niños.

  • Fatiga visual: se manifiesta principalmente por la sensación de cansancio en los ojos y dificultad para mantener la atención y la vista fija en distintos objetos. Puede ir acompañada de enrojecimiento y ardor en los ojos.

Pero no desesperemos, no se trata de evitar todo contacto con este dispositivo, sino de hacer un uso responsable de ellos y conocer los peligros que supone una sobreexposición a las pantallas. En este sentido, al igual que existen recomendaciones para una correcta postura corporal, también contamos con otras dirigidas a la salud visual.

Periodos de descanso: es importante alejar unos minutos la vista de la pantalla, y aprovechar para parpadear, ya que ayudará a que los músculos que están alrededor de los ojos se relajen lubricando los globos oculares. Además, ayuda a evitar el cansancio y prevenir la visión borrosa. Lo más recomendable es que estos descansos se lleven a cabo cada hora, durando mínimo cinco minutos antes de volver a sentarse delante de la pantalla.

No usar pantallas en los descansos: aunque parece obvio, es habitual que pensemos que la pantalla del teléfono no nos afecta. Cuando separamos la visión del ordenador, como acto reflejo cogemos el móvil, por lo que no sirve de nada ese tiempo, lo más recomendable es parpadear bastante y fijar la mirada en objetos lejanos para estirar los músculos oculares.

Distancia adecuada: se trata de un punto muy importante, donde la silla que se utilice ayudará a conservar una correcta higiene postural y a colocar nuestros ojos a la distancia correcta de la pantalla. En general la distancia a la que debe estar la pantalla está entre 50 y 60 cm de distancia y justo enfrente de nuestros ojos, de modo que el cuello pueda conservar una posición neutral y no forcemos las vértebras cervicales ni los músculos de esta parte del cuerpo.

Buena iluminación ambiental: uno de los problemas principales, la fatiga ocular, puede ser causada cuando las luces son excesivamente brillantes o fuertes. Si puede contarse con luz natural mejor, sino la luz artificial también es adecuada. Ésta debe ser suficiente como para ver correctamente tanto la pantalla como el resto de la habitación. Es importante que no cree reflejos en la pantalla, por ello ésta deberá venir siempre del techo o de un lateral. Lo correcto será que la ventana de la habitación quede en un lateral del escritorio lo que evitará que el foco de luz ambiental se refleje en la pantalla o se creen contrastes que sean un problema para los ojos.

Hidratar los ojos: como se ha indicado con anterioridad, es importante parpadear frecuentemente, de esta manera se hidratará y lubricarán nuestros ojos. Pero se trata de un acto reflejo que se reduce considerablemente cuando estamos delante de la pantalla, por lo que es importante recordar la importancia del parpadeo, y tener presente que no pasen más de 10 segundos entre un parpadeo y otro.

Lágrimas artificiales: como medida de apoyo a lo anterior, en aquellos casos en los que se padece síndrome de ojo seco, puede que con el parpadeo natural no sea suficiente para lubricar e hidratar los ojos, lo más recomendable es complementar la lubricación natural del ojo con lágrimas artificiales.

Gafas o lentillas adecuadas para la luz de las pantallas: en este aspecto actualmente se ha avanzado mucho en este sentido, y existen tanto gafas como lentillas especialmente diseñadas para mirar las pantallas. Principalmente su función es actuar como un filtro de la luz azul, la emitida por las pantallas y que más daño causa a nuestra visión. Con el uso de este dispositivo, minimizando de forma considerable el impacto que el uso excesivo que las pantallas electrónicas tienen en nuestros ojos.

Las largas horas que volveremos a pasar delante de un ordenador pueden afectar gravemente nuestra visión, no obstante, siguiente cualquiera de estas recomendaciones podremos prevenir cualquier tipo de problema ocular, así como las molestias derivadas de ellos.


Compartir
Close